CLÁSICOS EN LA FRONTERA 2019 LLENARÁ RIBAGORZA DE MÚSICA CLÁSICA

HASTA ONCE EDIFICIOS EMBLEMÁTICOS DEL PATRIMONIO RIBAGORZANO OFRECERÁN SU MEJOR ACÚSTICA

11 de julio de 2019

Las actuaciones estarán protagonizadas por talentos de larga trayectoria, nacionales e internacionales, que actuarán, del 21 de julio al 31 de agosto, junto a nuevos jóvenes intérpretes para hacer las delicias de un público numeroso que el año pasado sobrepasó los 7.000 asistentes.

Con el propósito de crear un pasillo de comunicación cultural desde la catedral de Roda de Isábena desde el Santuario de Torreciudad , en la comarca de la Ribargorza  arranca un festival al que por su situación limítrofe entre Francia y Cataluña llamarán Clásicos en la Frontera. Un certamen que alcanza este año su vigésimo tercera edición y se consolida con un público fiel, tratándose de una  propuesta inteligente que consigue llevar la cultura de calidad a diez pequeños municipios de la comarca y además dar a conocer el patrimonio histórico del territorio a un nuevo público que favorece al sector turístico.

Así lo ha destacado la responsable provincial de cultura, Berta Fernández, este miércoles en la presentación de la programación de la nueva edición, acompañada por la presidenta de la comarca de la Ribagorza, Lourdes Pena, los ediles de Graus y Puente de Montañana, Gema Betorz y José Peris, y el director técnico del festival, Santi Lleida.

A lo largo de sus ediciones, el Festival se ha consolidado como uno de los eventos de referencia en el marco de la música clásica y antigua en Aragón “con un repertorio conciertos que va en la línea de los intereses de la comarca como ha quedado patente en los últimos años”, ha destacado la alcaldesa de Graus, como ayuntamiento coordinador de un evento en el que participan también Benabarre, Beranuy, Isábena, La Puebla de Castro, Lascuarre, Montanuy, Puente de Montañana, Secastilla y el municipio de El Grado, de la comarca del Somontano.

Como un intenso recorrido por las mejores composiciones orquestadas del mundo desde el renacimiento al siglo XX, todo estará listo  para acoger una  programación que este año   “tendrá representación de todos las familias de instrumentos, variedad en la formación de los grupos y contará con presencia aragonesa además de nacional e internacional”, según ha detallado su director.

Un año más  la antesala del festival ha sido el programa pedagógico  ‘Clásicos en la escuela’ en las aulas de primaria con el objetivo de acercar la música culta  a los más jóvenes y atraer los intereses de sus propuestas al certamen.

Una semana más tarde que en anteriores ediciones para esperar a la finalización del festival de artes escénicas Nocte, el estreno oficial de la XXIII edición de Clásicos en la Frontera llegará el 21 de julio con la actuación de coro residente del auditorio de Zaragoza, Amici Musicae, que presentará un repertorio de obras clásicas de compositores como Mozart, Beethoven o Stravinsky.

Entre las propuestas más novedosas de esta edición destacan dos grupos argentinos que traen a este lado del Atlántico la pasión del tango. Así, hasta el municipio de El Grado llega la banda Nonstop Tango Trío el próximo 28 de julio, con una propuesta donde las influencias culturales fluyen entorno a sus tres músicos, tratándose de una polaca al violonchelo, un franco-español al piano y un argentino al bandoneón.

La sensualidad de este género estará presente también en la iglesia de Lascuarre el domingo 25 de agosto con Orlando di Bello y Carles Pons que ofrecerán un recorrido por las variaciones y estilos  del tango que van desde los arrabaleros, los modernos, las milongas o las huellas. Mientras que la representación aragonesa se podrá escuchar en el municipio de Beranuy con el cuarteto de flauta que forma Turiaso.

El cierre de esta edición llega el día 31 de agosto con el concierto celebrado en el claustro de la basílica de la Peña de Graus por Atlántida Chamber Ochestra. Dirigida por Manuel Tévar, está actuación subirá al histórico escenario grausino a una de las propuesta más originales y virtuosas del momento en una simbiosis entre 25 jóvenes talentosos estudiantes con profesionales de primera generación.